Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

17/Mayo/2012 - Cartas al Director

Carta al alcalde

Por Rafael Rosselló Cuervas-mons


Mira que me lo dice mi editor todos los días: "Rafa, ¡joder!, no te metas tanto con los políticos y los jueces, y, por favor, al alcalde ni me lo toques". Y, que conste, que yo lo intento, pero es que no hay manera: a diario dan motivos sobrados como para no parar de hablar de ellos.

Para empezar, hoy voy a poner a parir al Alcalde y al Ayuntamiento en pleno de Estepona, por más que le moleste a mi editor.

Señor Alcalde:
Usted, que es un hombre ilustrado, que es Abogado del Estado, Notario y Registrador de la Propiedad, que aún no he entendido para qué opositó a los tres cuerpos del Estado si, de todas maneras, sólo se iba a poder dedicar a uno, a no ser que fuese por joder a los demás que opositaban para esos cuerpos que usted no tenía la menor intención de ocupar plaza, pero que, al ser plazas limitadas, se quedaban sin poder optar a ellas otros. La verdad no lo sé ni tampoco, si quiere que le sea franco, me quita el sueño el motivo de tamaña obsesión por opositar a todo; es más, hasta lo podría comprender, yo, sin ir más lejos, desde que tengo uso de razón, me he pasado la vida persiguiendo a todo lo que llevase faldas; sólo hice una excepción, con Miguelito Bosé porque no me ponía por mucho que me cantase "Los chicos no lloran", canción, imagino yo, inspirada en su primera experiencia carnal.

Pues a lo que íbamos, usted que es un hombre culto, sigo suponiendo yo, habrá leído la famosa novela de Charles Dickens que se titulaba Oliver Twist; se acordará que el pobre de Oliver es embaucado por una banda de carteristas que le obligaban a salir a la calle a "levantarle" la cartera a los pacíficos ciudadanos de Londres. Pues verá, señor Alcalde, hoy la imagen que he recibido de su ayuntamiento era la de la guarida del jefe de la banda de rateros de esa magnifica obra literaria, y su policía local me inspiró la imagen de Oliver Twist y sus compañeros huérfanos obligados a salir a "esquilmar" a los viandantes londinenses. Y le voy a explicar el porqué.

Hoy he tenido que ir a la casa KIA para llevar un coche que me tenían que valorar, cuando llegué vi que al lado del vado del garaje de dicha tienda había una pequeña explanada pintada o señalizada con unos pivotes, y la acera decorada con un pavimento diferente por lo que supuse que esa zona pertenecía a la firma KIA. Obviamente, como no había más sitio para aparcar, y no me iba a llevar el coche al parking más cercano que está a tres kilómetros para, simplemente, que saliese el "perito" a hacerle unas fotos y a echarle un vistazo, lo aparqué ahí y entré en la tienda para avisar que tenía el coche en la puerta: cuatro minutos veinte segundos.

En ese tiempo récord llegaron dos agentes de la policía local y, con libretita de denuncias en mano, empezaron a cumplimentarla según se iban acercando al coche. No es que viniesen para avisar que no se podía aparcar ahí, para explicarme que no es que fuese un lugar reservado para ese concesionario sino, simplemente, que como son unos pedazos de "horteras" habían cambiado el pavimento y que era lógico que la gente se equivocase. No, venían ya cumplimentando la denuncia para que no hubiese la más mínima posibilidad de rectificación. No hubo manera; es más, me confirmaron que a diario, los clientes de ese concesionario, aparcaban ahí y que ellos, vuelvo a suponer, se ponían hasta donde la espalda pierde su digno nombre de poner multas. La sanción: doscientos euros.

Mire usted señor Alcalde, doscientos euros es una cuarta parte del sueldo que la mayoría de los españoles que tienen trabajo, que cada vez son menos, ganan al mes; doscientos euros es casi lo que se le pagaba a usted cuando era notario por un requerimiento; doscientos euros la última vez que los vi, si la memoria no me falla, fue a finales del verano del 2009. Es decir, ya no sólo es un robo vomitivo el importe, sino que, además, sus agentes, como aquellos huérfanos de la famosa novela, salen a "levantar" las carteras a los ciudadanos y no, como debería ser, a colaborar con ellos.

No tienen ustedes ni un ápice de vergüenza: con los tiempos que corren, con los impuestos que pagamos, que ya hasta estacionar en la calle es pagando porque todo es zona azul, con el paro que hay en su municipio, con la cantidad ingente de zánganos que mantenemos en sus ayuntamiento, mil quinientos "chupopteros", con la situación que vivimos, que su policía local esté desesperada por multar, por sacar el dinero a los ciudadanos, es una autentica vergüenza.

Hacienda no somos todos, señor Alcalde, hacienda son ustedes, incluida su policía local, y los que mantenemos a su hacienda somos todos los demás que nos roban a diestro y siniestro y no podemos acudir a nadie porque los ladrones son los que deberían velar por nuestro bienestar.

OTRAS NOTICIAS

FORO

Accede a nuestro foro y deja tu opinión sobre los temas más actuales...

acceder al foro

ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE