Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

05/Junio/2012 - Opinión

Buscando la Eficacia: por Santiago Cabezas

La historia se puede repetir, ¡cuidado!


En esta columna, las personas que alguna vez han podido leerme saben que siempre he sido crítico con gastos innecesarios, cintas de inauguración de color "pena" y señores trajeados con cargos relevantes sin más mérito ni currículum que ser "amigos de...". Sin embargo, la situación de corruptela generalizada que la población advierte no viene de estos últimos años, ni siquiera décadas.

Ya el Marqués de Salamanca a mediados del siglo XIX campaba a sus anchas con la aquiescencia del presidente Luis José Sartorius, puesto por Isabel II no por sus capacidades de gestión, más bien por su "discreción" (sic). Sin embargo, esta corrupción terminó en un pronunciamiento militar llamado "la Vicalvarada", ya que en aquella época la sociedad civil no era fácil de movilizar y eran los militares los que tomaban la iniciativa.

Gracias a dios los militares ya están siempre en el cuartel, pero "la Vilcavarada" se puede montar de nuevo, ya que la sociedad civil está percibiendo una impunidad alarmante y perdónenme, a veces también indignante, que puede desembocar en revueltas y acciones violentas que nadie deseamos.

Hace escasamente dos meses tuve la oportunidad de entrevistar al Presidente del Tribunal de Cuentas de España, D. Manuel Núñez Pérez, amigo personal de mi familia y persona responsable de haber "levantado" los casos de corrupción más importantes de estos últimos años en este país. Y de toda la agradable conversación con D. Manuel me quedo con la siguiente frase: "los gestores públicos deberán tener una formación teórica y experiencia en el desarrollo de cualquier gestión pública. La falta de capacitación técnica también puede interpretarse como una manifestación antiética y de falta de respeto al interés general"

Pues eso, el que quiera gestionar algo público, que sepa hacerlo antes de llegar al cargo. Nuestro dinero debe ser gestionado por personas experimentadas, y la sociedad (independientemente de su signo político) debe rechazar invitados de pacotilla donde el cargo les queda, no grande, inmenso.


ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE