Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

17/Julio/2012 - Opinión

Los falsos tópicos históricos

Por Rafael Rosselló


En España existen los "falsos tópicos históricos" que son aberraciones históricas que, por intereses particulares, y de tanto repetirlas, la gente se las ha acabado creyendo. Son muchos, pero quizá el más conocido es que Ceuta y Melilla son españolas porque cuando los españoles las invadieron no existía Marruecos, y que el Sahara debe ser independiente porque nunca perteneció a Marruecos. ¿Verdad que esto lo han escuchado innumerables veces? Pues lamentablemente les tengo que comunicar que les han engañado.

Para empezar, Marruecos, como país independiente, aparece el siglo VIII que se independiza del Califato de Bagdad con Idris I. Como todos los países tuvo sus luchas internas, sus periodos de esplendor y sus etapas de decadencia, y, como todas las naciones, se sucedieron diversas dinastías de gobernantes y se enfrentaron territorios, pero en ningún momento dejó de ser Marruecos. Es más, si se puede destacar una etapa de grandeza fue precisamente entre los siglos XI y XIII que dinastías de almorávides y almohades extendieron su poder desde Mauritania a España y Portugal; es decir, insinuar que Ceuta y Melilla no ha pertenecido a Marruecos es la misma aberración que decir que Cataluña no perteneció al reino de Aragón como hoy en día nos intentan convencer. De hecho, Ceuta fue conquistada precisamente por Idris I en el 788.

En cuanto al Sahara occidental y la famosa polémica de que nunca perteneció a Marruecos, baste señalar que precisamente los almohades y almorávides eran tribus bereberes originarios, precisamente, del Sahara. Lo que nunca ha sido, a lo largo de la historia, es independiente.
Pero es más, hay muchas naciones en el mundo, en Europa, que han desaparecido durante un periodo de su historia, pero la nación europea que durante más tiempo dejó de existir fue España, y fue así porque estuvimos invadidos por los árabes y por ello en España no hubo época feudal, y, precisamente, no tuvimos época feudal propia porque una parte de esos ocho siglos que estuvimos invadidos pertenecimos a Marruecos.
Otro falso tópico al que ya estamos habituados es que "Gibraltar español", y es que eso es como un estribillo que no tengo muy claro si es para tocarles sus partes nobles a los ingleses o es, simplemente, un síntoma de complejo patriotero.

Gibraltar, como el resto de la Península Ibérica, estuvo invadida por los árabes hasta el año 1309 que pasa al reino de Castilla; es decir, aún no existía España ya que España, como tal, existió en la época romana como provincia romana y no volvió a aparecer, como ya he explicado, hasta el siglo XVI con el reinado de Carlos I de España y V de Alemania, ya que anteriormente a él ni siquiera su madre, Juana de Castilla, unió las dos coronas; es decir, que "Gibraltar español" desde 1516 al 1712 que es cuando por el Tratado de Utrecht pasa a manos inglesas. Por lo que Gibraltar fue español, lo que se dice español, algo menos de doscientos años y británico, hasta la fecha, trescientos años, con otro agravante: los actuales moradores del Peñón han heredado generación tras generación durante los tres últimos siglos un sentimiento patriótico británico, y se sienten, ante todo, británicos. Nosotros, los españoles, en los últimos treinta años hemos conseguido que sentirse español no esté ni tan siquiera bien visto y, hasta cuando va la selección española a competir fuera de nuestras fronteras, aparece algún descerebrado con la bandera, por llamarlo de alguna manera, andaluza o la vasca o la de Asturias, para dejar constancia de que hemos conseguido volvernos absolutamente gilipollas en un cortísimo espacio de tiempo gracias al sistema de transferencias de educación a las autonomías made in spain.

Que geográficamente sería más lógico que Gibraltar fuese español, pues sí, pero si aplicamos ese razonamiento, entonces no cabe la menor duda de que Ceuta y Melilla deberían pertenecer a Marruecos y las Islas Canarias, si me apuran, también.

En España hay muchos falsos tópicos históricos, con la llegada de la democracia, y para intentar argumentar el Estado de las autonomías, se multiplicaron exactamente por diecisiete ya que cada autonomía estaba cimentada en absolutas falsedades históricas, pero de eso ya hablaremos en otro artículo.


ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE