Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

24/Abril/2012 - Opinión

Monárquicos y republicanos

Por Rafael Rosselló


A mí lo de monárquicos y republicanos me suena a esa fiesta de moros y cristianos, pero es un hecho que si en algo se diferencian las formas de ver la política es en que hay un número de personas que preferimos la monarquía y otros que les gustaría que hubiese una república. Lo otro, lo de izquierdas y derechas ya es más discutible, y yo creo que es posicionamiento más "populista" que real: al final todos se disputan ser un partido de centro porque así cosechan más votos.

En los dos periódicos donde colaboro con mis artículos, la mayoría de los columnistas son que ni fu ni fa; es decir, de centro, y creo que sólo somos dos los que estamos claramente definidos: mi amigo Gerardo Galán, republicano y muy rojo, y el que firma este artículo, monárquico y muy "facha". Espero con esta afirmación ni estar equivocándome ni ofendiendo a mis colegas, pero creo que es así, por lo menos ni a él le duele decir que es comunista, y alabar al Che, ni a mí reconocer que soy un "facha" y que con Franco se vivía muchísimo mejor. Y es curioso porque, a nivel personal e intelectual, me interesa lo que escribe y como razona aunque no esté de acuerdo con él, pero me sirve, sobre todo, porque puedo intentar debatir los argumentos de un rojo lúcido que, me da la impresión, es una oportunidad que no se debe despreciar.

Obviamente no hay un sistema de gobierno perfecto, y todos se pueden prostituir con absoluta facilidad; tampoco es fácil encontrar políticos que no utilicen la política para su propio beneficio; de hecho, yo creo que el único, a lo largo de la historia de la humanidad, fue Pericles, pero en cuanto tuvo el poder en sus manos se corrompió y sumió a Atenas en la famosa guerra del Peloponeso, como Cristina Fernández con su nacionalización o el mismo Napoleón que presumía de republicano y se coronó emperador. Como decía Lord Acton, "el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente", bueno él decía, "power tends to corrupt, and absolute power corrupts absolutely", porque era inglés, pero es más o menos lo mismo.

Si partimos de la base que el poder corrompe, que es verdad y lo estamos viendo en todos, absolutamente todos, nuestros presidentes de gobierno, yo creo que la Monarquía tiene un papel muy importante todavía en este país. Por un lado, y pongo como ejemplo la nuestra, tanto el Rey como el Príncipe han sido educados y preparados para representarnos dignamente: ambos han estado en las academias militares, han pasado por la universidad con asignaturas muy específicas e importantes para un Jefe de Estado, hablan idiomas con fluidez y, a parte de esta fase teórica, tienen experiencia porque ambos antes de ser rey han tenido que ser durante años príncipe, pero lo más importante es que no están adoctrinados ni afiliados a ningún partido político, lo que hace que no tengan que anteponer los intereses de partido a los de España, para ellos España es lo más importante y mañana puede desaparecer el PSOE o el PP y ellos seguirán fieles a los intereses de España. Todo esto, con un presidente de república, sería impensable.

Nos encontraríamos, en el caso que España fuese una república, a un personaje politizado, ya que pertenecería a un partido político, con compromiso de obediencia a la política de su partido, con lo que antepondría los intereses partidistas a los de la nación, con estrategia partidista, con lo que vendería soberanía por votos, que es lo que está ocurriendo, sin preparación o, como mucho, con una preparación relativa: puede ser economista, pero no tener ni idea de derecho internacional, o abogado y no saber nada de economía, o ser agricultor, como Cayo Lara, y no saber nada porque ni ha sido agricultor de verdad ni está preparado para ser presidente de un país. Evidentemente sin hablar ni una palabra de inglés, como nos ocurre con todos los presidentes del gobierno por mucho que Aznar vuelva de visitar a Bush con acento tejano como si no hubiese tenido que entenderse a través de un traductor y se le hubiese olvidado pronunciar su propio idioma. Tampoco tendría ni puñetera idea de protocolo, ni sería imparcial y, sobre todo, nos costaría un huevo y la yema del otro, como cuestan todas las presidencias de repúblicas europeas, porque tienen que contrarrestar sus deficiencias con un ejército de asesores personales, baste como ejemplo los más de seiscientos con los que contaba Zapatero o los mil quinientos que tenía Ruiz Gallardón cuando fue alcalde de Madrid. Todo esto sin contar que mientras haya una Monarquía España seguirá existiendo aunque sea en precario y con diecisiete reinos de Taifas; si, por el contrario, hubiese una República, me temo, que ya habrían subastado Cataluña y las Vascongadas a cambio de apoyos electorales. En fin, que casi me quedo con don Juan Carlos por muchos "Dumbos" que le dé por cazar en sus ratos libres.

FORO

Accede a nuestro foro y deja tu opinión sobre los temas más actuales...

acceder al foro

ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE