Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

24/Abril/2012 - Opinión

Recesión: el Estado en quiebra

Por Sergio López


España ha entrado en recesión, según datos del Banco de España. Yo solo sé que la recesión se produce cuando un país deja de crecer durante dos trimestres consecutivos y que uno de las causas es el descenso en el índice de precio al consumo y que este índice es algo así como el "movimiento" de la cesta familiar y por lo tanto mide si consumimos más o menos.
Planteando el tema desde una óptica más erudita, se entiende por recesión la disminución generalizada de la actividad económica de un país, medida a través de la bajada, en tasa anual, del Producto Interior Bruto (PIB), durante un periodo suficientemente prolongado. Bueno tampoco está mal
Y la inflación seria el incremento sostenido y generalizado del nivel de precios de bienes y servicios en un periodo determinado, lo cual afecta la capacidad adquisitiva de la población disminuyendo su capacidad de compra y por ende su calidad de vida. El índice más utilizado para medir la inflación es el Índice de Precios al Consumidor o IPC.
Un poco complicado todo esto, porque como diría un castizo, si congelan los sueldos, el IRPF se incrementan, suben gasolinas, electricidad, agua y hasta los huevos y otros productos básicos, el paro aumenta y prestaciones sociales como sanidad, educación, dependencia y pensiones ven reducidas sus partidas en los presupuestos y los empresarios se frotan las manos con la reformada ley laboral; seria pues un milagro no entrar en recesión, porque las familias cada vez pueden llenar menos sus cestas y esto trae como consecuencia que el IPC desciende y al incidir el IPC en la inflación esta se dispara a la baja. España ha entrado en recesión, que vendría a ser como una especie de quiebra técnica, el Estado en quiebra.
Diría el castizo aquello de, cómo vamos a gastar sin cobrar. Claro que gastar y consumir son dos conceptos distintos, a groso modo que se diría, se gasta en lo necesario, se consume en lo superfluo, pues bien, ya ni gastar se puede. Y de pronto aparece una nueva clase social, los pobres funcionales, aquellos que aún teniendo trabajo no solo no pueden ahorrar sino que ni siquiera llegan a final de mes, son los excluidos sociales.
Mientras todo esto sucede en España, en Francia las presidenciales marcan, por encima de Sarkozy y Hollande, el aumento del ultraderechista FN, Frente Nacional de le Pen, que ya no es Jean-Marie sino Marine y que se constituye en la tercera fuerza política del país.
En Holanda dimite el gobierno al no poder llevar a cabo una política de ajustes basada en una serie de medidas de austeridad, el objetivo era concretar un recorte de entre 14.000 y 16.000 millones de Euros para reducir el déficit hasta el 3% del PIB estipulado por la comisión Europea. Claro que un gobierno formado por liberales, democristianos y el populista anti musulmán Geert Wilders, pues como que no, ¿no?, porque un partido con responsabilidad de gobierno puede ser de casi todo menos anti algo.
Aunque yo no sé si en todos sitios esto de las siglas coincide con los intereses ideológicos. Es decir si un liberal en Inglaterra es lo mismo que en Holanda o un socialdemócrata alemán va de la mano de un socialista francés o español, o con quien se asocia el PP de Rajoy, seguro que con los populistas de Wilders no. Está claro que existen los conservadores y los progresistas, pero más allá de esta clasificación ya se complica el análisis.
Difícil lo tendrá por lo tanto Hollande y hasta Sarkozy, aunque no vendría mal recordar a la derecha francesa el esfuerzo de la izquierda cuando el cinco de Mayo de 2002, al quedar fuera de la segunda vuelta el PSF y pasar Le Pen, todas las formaciones de izquierda, centro y derecha moderada solicitaran el voto para Chirac en la segunda vuelta y por ahí se coló Sarkozy quien ni poniendo ni quitando rey apuñaló a Villepin, primer ministro del gabinete Chirac, desde el Ministerio del Interior del que era titular. Villepin era el preferido de Chirac para sucederle como candidato a las Presidenciales de 2007. ¡¡¡Como se le ocurre a un humanista enfrentarse a un político¡¡¡
Mientras tanto en Islandia el ex-primer ministro ha sido exculpado de la imputación que le culpaba de la mala gestión de la crisis, lo que provocó, según la acusación, la debacle económica de sus país y sin embargo lo condena por negligencia grave al no haber informado a los miembros de su gabinete de la situación real del país durante la crisis económica de 2008.
Claro que si fuera por eso en España estarían condenados todos los políticos que han basado su estrategia en el "y tu más", pero serian tantos que...De muestra las últimas declaraciones de los portavoces del PP y del PSOE echándose mutuamente la culpa de la recesión. Por lo tanto mis queridos ciudadanos no preocuparos, que la culpa de la recesión no la tenemos nosotros por no consumir, dios nos libre. Quizás los que estuvieron, pecaron de soberbia, y deban asumir sus errores y los que están, deben aparcar el orgullo y ser consciente de sus limitaciones.


ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE