Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

17/Julio/2011 - Opinión Estepona

Cartas desde Marbella: por Rafael Roselló

Los pecadores de Estepona


He ido a hablar con don Florián - me dijo tía Gertrudis nada más abrirle la puerta.
¿Tu médico de la tensión? - le contesté mientras le daba un beso y alargaba la mano para coger una botella de ginebra de la alacena y prepararle una “limonadita”.
No, hijo, no, don Florián el párroco, querido sobrino, porque me tenéis muy preocupada.
¿Yo? - le interrogué sin dar crédito a lo que me decía.
Sí, tú y unos cuantos más de este pueblo. Para empezar tú estás cometiendo a diario un pecado capital.., bueno, uno…, sin contar tu adicción al sexo, como tú dices, y que en la Biblia se llama lujuria, pero el que me preocupa es el pecado de la pereza: querido sobrino no hay un domingo que madrugues para ir a la Santa Misa y el resto de la semana tampoco porque ya no vas ni al Caliente a desayunar con tu amigo. Por cierto, ya sé por qué tu amigo Pepe Gerez no va tampoco al Caliente.
¿Por qué, tía Gertrudis? - le pregunté con resignación mientras ella se quitaba su redecilla, dejaba el Misal en la mesa y cogía su limonadita con ginebra.
Porque un día que se despistó un rato le metieron un gerente en la televisión y, claro, el hombre ha pensado, si me voy a desayunar al Caliente me colocan un presidente y como lo haga todos los días, en una semana, tengo tres vicepresidente y una docena de consejeros, y por eso desayuna en un bar que hay al ladito de la tele para no perderse detalle…, bueno, y para hacer la “pelota”, todo sea dicho de paso, a sus nuevos compañeros, porque en el partido el que no es un “pelín” “chaquetero” no tiene trabajo. Y todo por culpa de la Oña; mira que se lo advertían todos: que la Oña tiene mucha Oña, pues nada a él le dio el “subidón” y se creyó el difunto Mariano José de Larra y a darle caña a la Oña sin caer en la cuenta de que, precisamente, en el entierro de Larra despuntó Zorrilla. Y es que estos políticos no se acaban de enterar que los partidos son pequeñas dictaduras “bananeras” de “caciquillos” vanidosos, y la Oña era mucho más amiga de Arenas, que es ese chico que levanta la ceja más que Zapatero para hablar y habla, valga la redundancia, imitando a Felipe González aunque su familia es originaria de Albacete ya que su tía Antoñita Arenas era muy amiga mía, y a Javierito se le dio una educación buena, estudió justo enfrente de un colegio de pago, y nadie entiende por qué habla como si no le hubiesen enseñado a pronunciar la ese y la zeta. Pero bueno, a lo que íbamos, querido sobrino, que al Arenas le pone mucho más, como tú dirías, la Oña que Pepe y le repudiaron. Y hablando de “repudiados”, querido sobrino, ayer me encontré a otro buen amigo tuyo, Ricardo Galeote, hay que ver que chico más educado es Ricardito, me invitó a un helado de “tutti futti” y estuvimos hablando de los cambios tan sorprendentes que ha habido en el Ayuntamiento de Estepona desde que ha sido elegido alcalde José María.
¡No me digas!, - le pregunté asombrado a tía Gertrudis - ¿qué cambios ha habido?
Pues, exactamente, ninguno. Vaya preguntas que tienes, querido sobrino, y José María es otro que me preocupa porque está cometiendo un pecado mortal: con todo lo que dijo que iba a hacer y. por ahora está como el flautista de Hamelin, dice que va a quitar a las ratas, que está muy bien, pero bueno…, con la de cosas que prometió…, y encima es notario…, va al infierno de cabeza, ya lo verás. Pues eso, que hablé con Galeote y me comentó que está imputado y por eso lo han repudiado…, no si ya te digo, como si estar imputado fuese alguna originalidad: ¿tú sabes, querido sobrino, que en España hay casi cien mil imputados en casos como Gurtel o Astapa? Será por imputar.
Y volviendo al asunto de Pepe Gerez, tú sabes que yo viví mucho tiempo en Santander, de hecho toda mi juventud la pasé allí con tu abuela Leonor, en la Montaña, porque antes se llamaba la Montaña y no Cantabria, bueno, pues resulta que a mí me cortejó mucho tiempo un pariente de Pepe que era pasiego, que son los más “cantabrones” de toda Cantabria, Abelardo Gerez. Abelardo, que era un mozo robusto y grande, iba todos los años a la romería de Ampuero, y allí le conocí. Tenía, como su pariente Pepe, mucha facilidad para escribir, era muy instruido, yo creo que fue seminarista arrepentido, que son muy cultos, pero son muy retorcidos: se van muy “envenenaos“ y algunos, según dicen las malas lenguas, que no se pueden ni sentar, las pobres criaturas; era tan ilustrado que de hecho le hicieron director de la Gaceta de la Vega del Pas, pero, claro, entonces la prensa era otra cosa, y al pobre Abelardo le cogió justo al final de la Segunda República y al principio del glorioso Alzamiento Nacional, pero en la parte roja, con la Pasionaria en Asturias con más mala leche que la Oña: había mucho cura y mucho seminarista rojo, pero Abelardo, aunque era un “renegao” de la Santa Madre Iglesia, era de buena familia y, por lo tanto, de derechas, y le dio por criticar en su periódico las barbaridades de las “checas“. En fin, qué te voy a contar, a Abelardo le ocurrió como a su pariente Pepe, le defenestraron de tal manera que se quedó el pobre más sólo que Crespo en las últimas elecciones, y es que hay quien pretende que creamos que el GIL y el PES se colaron en el Ayuntamiento por generación espontánea, porque, chico, ahora parece ser que nadie les votó y que no hicieron nada positivo para este pueblo: que conste que Judas ha pasado a la historia como un “cabroncete”, que quede claro, y en este pueblo hay mucho hipócrita. Y te dejo que hace mucho sol y me quiero dar el último “paseito” por el “carril-bici” que ahora lo van a quitar y nadie va a responder de los casi cuatro millones de euros que costó hacerlo. Un besote sobrino.


ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE