Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

10/Julio/2012 - Opinión

Tabernas o la travesía del desierto del socialismo andaluz

Por Sergio López


La posibilidad de encontrar líderes dentro del socialismo andaluz de cara al futuro inmediato se han desvanecido este fin de semana en Almería. Como si de un spagheti western se tratara, Griñán ha desenfundado y ha muerto hasta al apuntador y ejerciendo de Juez de la Horca ha encarnado a Roy Bean y ha decidido erigirse en juez, jurado y ejecutor de modo que todo aquel que traspasase la frontera marcada al oeste del río Pecos, o bien mostraba sumisión a sus dictados, o perecía en la horca.

No ha tenido que buscar mucho para encontrar el mejor escenario posible, las estribaciones del desierto de Tabernas, Almería, en lugar del mítico desierto de Chihuahua a lo largo del no menos mítico río Grande, para poner en escena el 12 congreso del PSOE de Andalucía, porque cada vez me cuesta más trabajo identificar el socialismo con el PSOE actual, perdón, con los dirigentes del PSOE actual.

La música de este doceavo Congreso no tiene nada que envidiar a la canción Marmalade, Molasses and Honey, (Mermelada, Melaza y Miel) de la mencionada cinta, solo que aquí en vez de Maurice Jarre, el compositor es Rubalcaba y el título de la canción central de este congreso se podría titular Pasteleo, hiel y melancolía.

Y van pasando oportunidades y no consigue el PSOE taponar las heridas que ha causado al socialismo. Cuando todos pensábamos que en una situación de emergencia nacional a causa de las medidas adoptadas por el gobierno de Rajoy, Andalucía se constituiría en el último escenario para la esperanza del socialismo, primero en las elecciones del 25 de Marzo en lo que a lo institucional se refiere y, en segundo lugar, el 7 de Julio en lo referente a lo orgánico, la realidad ha sido otra bien distinta y las actuaciones derivadas de ambos acontecimientos han dejado a los progresistas atónitos ante el espectáculo que los dirigentes del PSOE están ofreciendo, no solo a los andaluces sino al resto de los ciudadanos.

En ese cambio de cromos, yo te doy un puesto en la ejecutiva a cambio de que tú me consigas apoyos para seguir siendo Secretario General, es donde se ha manifestado la escasa fe que estos dirigentes tienen en el futuro y la escasa credibilidad que transmiten al electorado. Porque al quedar cada vez menos parcelas de poder institucional, solo el poder orgánico garantiza esperar tiempos mejores para que cuando lleguen las próximas elecciones estar otra vez en la línea de salida de las futuras listas.

Y esa es la estrategia de algunos dirigentes socialistas andaluces. Esa es su visión a largo plazo y esa es su responsabilidad para con el socialismo y para con los ciudadanos. Por eso hay que refundar no el socialismo, sino el PSOE. Por eso debían de plantearse no volver a presentarse de candidatos nunca mas, solo desde ese punto de partida se podrá recuperar el socialismo en Andalucía y que el PSOE vuelva a ser el referente de los progresistas.

Declaraciones tan desafortunadas del flamante nímero dos del PSOE andaluz, Mario Jiménez en declaraciones a Europa Press, "solo hay un Partido Socialista de Andalucía, ni críticos ni nada". O conmigo o contra mí; sentimiento más propio de idearios neoconservadores que de una ideología progresista. Mal comienzo ya, anatemizando a quienes osaron cuestionar al "compañero" Griñán. Es más, yo le diría a Jiménez que aquí nadie tiene que explicar porque ese cambio en los apoyos previos a la lista oficialista. Aquí quien tiene que explicar el por qué se hace una valoración de "absoluta normalidad" y respeto a las reglas de juego del partido y la democracia interna y después se exigen explicaciones, y cómo es posible el cinismo de manifestar que la democracia "no debe producir alarma nunca", y sin embargo han pulsado el botón rojo y abierto la trampilla para dejar en la cuneta al sector crítico.

No obstante el Juez de la Horca, a pesar de ser elegido en varias ocasiones, murió sin conocer a Jersey Lily.


ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE