Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

03/Enero/2012 - Opinión Estepona

¿Estamos ante el ocaso de las ideologías?

Por Sergio López


A raíz de los tres últimos procesos electorales, las municipales y autonómicas de Mayo y las generales de Noviembre, se ha producido un cambio sustancial en el mapa electoral español y esto como consecuencia del aparcamiento de la ideología como criterio fundamental a la hora de depositar el voto por un sector importante del electorado de izquierdas. Las burbujas ideológicas han estallado y no han respetado la tradicional territorialidad de las distintas franquicias ideológicas, léase partidos políticos, que siembran España.
Por lo tanto no estaríamos hablando del ocaso de las ideologías, estamos hablando del ocaso de las franquicias ideológicas sustentadas por partidos políticos que a la vez sustentan dirigentes institucionales, cargos orgánicos y militantes. Por esto no sería acertado hablar de desideologización desde el punto de vista estrictamente electoral, puesto que uno de estos partidos franquicias, el PP, se movería en una línea argumental totalmente contradictoria con esta reflexión, que sin embargo sí sería más aplicable al PSOE.
Hablamos de desideologización pero también tendríamos que hablar de des- intelectualización. La falta de intelectuales, en el sentido humanista del término, en el abanico político español ha provocado que el mensaje en época de crisis no haya tenido embajadores de altura para hacerlo creíble al ciudadano y esta mediocridad en el diseño junto a la vaciedad del contenido han provocado una crisis de valores que ha desembocado en que muchos ciudadanos hayan perdido su norte ideológico.
La política se ha desvinculado de las ideologías y los políticos de los ciudadanos y este mensaje perverso ha calado hasta tal punto que el resultado no ha sido otro que la sustitución de la voluntad popular por el poder de los mercados. En este punto es donde se ha alcanzado el máximo nivel de esa degeneración de las franquicias ideológicas, caso de Grecia e Italia; socialdemócrata uno y conservador el otro. Los dirigentes de esas franquicias han carecido de mensaje y si lo han tenido han ido en una línea contraria a la de sus postulados ideológicos, caso de Grecia; lo malo de Italia es que carecía de ideología. Como consecuencia de ello no ha existido un plan desde el que definir estrategias y se ha fracasado en la consecución de los objetivos marcados en los programas de gobierno.
La sustitución de dirigentes elegidos en las urnas por técnicos, que sin el plebiscito popular han sido encaramados a la responsabilidad de gobierno, han puesto de manifiesto la fuerza de los mercados y ante este pulso antidemocrático ningún dirigente ha alzado su voz, incluso la sociedad civil se ha encogido de hombros con una resignación más propias de súbditos que de ciudadanos libres. Se ha dado pues el primer paso para la creación de un nuevo sistema con el beneplácito de los neoconservadores y la pasividad de los progresistas.
Ante esta tesitura el ciudadano inmerso en una sociedad cada vez más global, pide a sus dirigentes más ideas y menos ideologías, pretenden que los representen personas que antepongan el interés general a los intereses partidistas, para así ralentizar el avance de las políticas neocons. Como dijo Lao-Tse: "cuando los dirigentes pierden la unidad, el desorden resultante es peor que carecer de dirigentes" Eso es lo que ha sucedido en el PSOE, que como franquicia mayoritaria de la izquierda española, se ha quedado sin mensaje, sin estrategia y sus dirigentes empeñados en politizar la comunicación han roto la unidad del partido y las consecuencias del desorden resultante es patente.
Mientras el PP, como franquicia de la derecha española, esta reinventándose, en el PSOE sus responsables se resisten a refundarse, anteponiendo el partido a la sociedad, las siglas a la ideología. Por eso los últimos movimientos surgidos desde las bases del PSOE les están diciendo a sus dirigentes que quieren liberarse de los corsés programáticos y estatutarios y ser libres para decidir por ellos mismos el futuro del socialismo. Un militante un voto y empezar así desde la sociedad civil a tejer una nueva izquierda. Ha surgido de las entrañas del PSOE un particular 15M y ese movimiento sí tiene un mensaje que está pasando por la izquierda a los comunicados politizados de sus dirigentes.

FORO

Accede a nuestro foro y deja tu opinión sobre los temas más actuales...

acceder al foro

ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE