Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

NOTICIAS

travelpop viajesEstepona Ciudad del Deporte 2013Marruecos digitalCantabria Digital

08/Mayo/2012 - Opinión

Bankia

Por Rafael Rosselló


En este país la banca privada, porque no hay otra, ha aprendido una máxima que puede ser muy peligrosa y es que si hay pérdidas las paga el contribuyente, y si hay ganancias me las quedo yo. La banca española controla cerca de dos billones de euros; es decir, el ciento ochenta por ciento del PIB español, todo en manos de una minoría que campa a sus anchas y que ha tomado el control del Estado. Cuando un grupo minoritario tiene más poder que el Estado la democracia deja de existir: tenemos el caso de Estados Unidos controlado por el poderoso lobby judío que ha convertido a la nación más poderosa del mundo en una burda marioneta que maneja a su antojo. Aquí, en España, decir que Emilio Botín es el hombre más poderoso, por encima del Presidente del Gobierno, es simplemente corroborar un hecho que conocemos todos.

En la situación en que nos encontramos, con los ajustes y estrecheces que padecemos, con una cuarta parte de la población en paro, con la deuda que tiene nuestro país, con el incremento de los impuestos y las tasas fiscales, inyectar a BANKIA cinco mil millones de euros es simplemente una aberración: hay que buscar una solución a este problema, el de nuestro sistema financiero, que es el que nos ha llevado a esta lamentable situación, y hay que hacerlo ya.

En la época de Franco, de cuyo nombre nadie quiere acordarse, había un sistema financiero mixto, baste acordarnos de la Caja Postal o del Banco de Crédito Local o del Banco de Crédito Agrícola, y servía, entre otras cosas, para frenar las ansias avaras de los banqueros; era una época donde, por ejemplo, los banqueros no eran los hombres ni más ricos ni mucho menos más poderosos del país: navieros y grandes empresarios, que daban miles de puestos de trabajo y generaban riqueza, ocupaban los primeros puestos en ese escalafón.

Llegó la democracia y la fiebre de las privatizaciones, y la banca privada, sin competencia que la frenase, empezó a expander sus tentáculos por toda la sociedad y a acaparar poder a base de comprar voluntades: yo te financio la campaña de tu partido y tú me pones el culo, y perdón por la expresión.

Los bancos son instituciones financieras, el vehículo, que transfieren fondos de ahorradores a las economías domesticas y las empresas que se convierten en deudores de estas entidades, pero, al mismo tiempo, tienen absolutamente cogidos por los machos al mismísimo Estado convirtiéndose en acreedor de él: el sector público genera, como es lógico, elevados gastos, y estos gastos disponen de un sistema fiscal que aporta un volumen de ingresos; cuando estos ingresos, obtenidos por el sistema fiscal, no son suficientes, que es lo que ocurre siempre, tienen que acudir al sistema financiero, que son los bancos y son privados, a pedir que nos dejen, porque al pedirlo el Estado lo pedimos todos nosotros, dinero, y lo pedimos a base de créditos de deuda del Estado, de obligaciones del Estado o de deuda de comunidades y corporaciones locales. Al final el Estado es un cliente moroso de estas entidades financieras y le trata como a cualquiera de nosotros cunado nos atrasamos pegando la letra del coche o la hipoteca; es decir, a patadas. Para resumir, los bancos son nuestros acreedores a nivel persona, por los prestamos que hayamos podido pedir, y, además, a nivel general, por la deuda que tiene el Estado con ellos.

¿Qué ocurre cuando un banco quiebra?, pues que el Estado, sumiso, le inyecta dinero nuestro, que le hemos pedido a otros bancos y por el que nos cobran unos intereses, lo sanea, y se lo devuelve saneado a sus propietarios y no devuelven el dinero ni por equivocación. ¿Qué ocurre si usted quiebra y se queda sin trabajo, y no puede pagar la hipoteca?, pues que le quitan la casa y, el banco, todopoderoso, no le exime de su deuda. ¿Qué ocurre cuando una empresa quiebra?, pues que tiene que cerrar, echar a la calle a todos los trabajadores y, según y como, puede incluso acabar en el "trullo".

Evidentemente, este sistema es injusto, máxime si, además, el sistema financiero está actuando de una forma que si se tratase de una persona privada se consideraría delictiva; me explico, el Banco Central Europeo no da dinero directamente al Estado Español, el BCE inyecta cantidades ingentes de dinero al sistema financiero, los bancos, a un 1% de interés, y el sistema financiero, los bancos, prestan dinero al Estado, a todos nosotros, al 5% de interés, por lo que están canalizando el dinero de todos los ciudadanos europeos a sus estados miembros a través de una banca privada que se está, por una parte, enriqueciendo, y por otra parte, acumulando poder. Por esto ningún partido político y, mucho menos, ningún político osa meterse o contradecir al señor Botin, don Emilio. Obviamente, no hay que ser muy suspicaz para comprender que todo este sistema alimenta corrupciones.

Yo siempre he dicho que los dos grandes cánceres que tiene nuestro país son los jueces y los banqueros. Nadie puede monopolizar tanto poder sin que haya un "organismo" que no puedan corromper que les fiscalice.

Yo creo que BANKIA es la gota que debe colmar el vaso. Hay que volver a tener una banca pública. Yo no creo en la nacionalización total de la banca, creo que es bueno que haya una banca privada, pero con una banca pública que compita con ella. Y, por supuesto, si a una entidad se le inyectan fondos públicos deberá ser gestionada, esa entidad, por el Estado.

Hay que volver a esa época que tanto critican, pero en la que se vivía tan bien, por más que ahora nos quieran convencer de lo contrario.

OTRAS NOTICIAS

FORO

Accede a nuestro foro y deja tu opinión sobre los temas más actuales...

acceder al foro

ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE

Twitter Diario SolFacebook Diario SolYoutubeBanner Guadalhorceplaythenet