Diario Digital Diario SolDiario Sol

Contáctenos

NOTICIAS

travelpop viajesEstepona Ciudad del Deporte 2013Marruecos digitalCantabria Digital

26/Abril/2012 - Opinión

A vuelapluma: por José Ignacio Crespo

Cambio de época


A ver si va a ser verdad lo que decía Zapatero sobre que vivimos no ya una época de cambio, sino un cambio de época. El denostado ex presidente es lo que tenía, que de vez en cuando se despachaba con una frase que nos dejaba a todos con la mosca detrás de la oreja porque no acabábamos de averiguar si aquello iba en serio o se trataba de un modo más o menos enigmático de disfrazar la ignorancia sobre los asuntos importantes del país, al modo de como lo hacía el genial y malogrado Peter Sellers en la comedia Bienvenido Mr. Chance, donde da vida a Chance, un jardinero analfabeto que, por medio de ese lenguaje abstruso y encriptado, logra hacer creer a todos que es un gran político.

Decimos que Zapatero va a tener razón a título póstumo ahora que acabamos de ver por la televisión caer a su Barça ante el Chelsea en las semifinales de la Champions en lo que podríamos identificar, como sostienen Roncero y compañía en Punto Pelota, como un cambio de ciclo, lo cual que viene a ser la versión futbolera de la sentencia del ex premier socialista. Viendo la eliminación de los azulgrana concluimos que ni siquiera Virgilio tenía razón cuando dejó dicho que la suerte ayuda a los audaces, porque en la noche del martes hay que reconocer que la audacia fue barcelonista, mas la suerte se inclinó del lado inglés. Ahora el Madrid podría tener expedito el camino hasta la Décima, porque los ingleses le han hecho el trabajo sucio, el más difícil que era arrancarle a Messi la pelota de los pies y recordarle que es mortal(a la hora de escribir esta crónica apresurada aún no se ha disputado el Madrid-Bayern).

La economía sigue mal y no parece haberle llegado ni el cambio de ciclo ni el de época, todo sigue marcado por el pesimismo de los mercados (otra frase abstrusa que bien podría firmar Chance), el Partido Popular ha sacado adelante los presupuestos con el rodillo de su mayoría absoluta, pero en una solitud parlamentaria que patentiza una incomprensión generalizada hacia ese idolatrismo que los populares vienen rindiendo tan ciegamente a los dogmas del déficit, a costa del copago tantas veces negado en campaña electoral y de desbaratar otras conquistas sociales que están desapareciendo como estigmas de tiempos pasados. Como no lo remedie Hollande llevándole un poco la contraria a la presidenta alemana, tan empeñada en hacer caja a costa de los socios pobres, las exigencias de la deuda acabarán por estrangular definitivamente la economía del viejo continente, que no goza de la confianza de los especuladores, siempre más dispuestos a colocar su dinero en mercados emergentes y más competitivos, donde la solvencia y rentabilidad parece asegurada.

Estepona se debate entre la persecución de los responsables de un agujero de más de cien mil euros y la persecución de los trabajadores, aunque probablemente sea esto último lo que tenga más miga, especialmente para los trabajadores, que se acabaron creyendo la mentira del candidato popular de que no echaría a ningún trabajador a la calle y que, en todo caso, confiaron en que con el sacrificio de los privatizados ellos quedarían a salvo. No contaban con que a don José María seguirían todavía sin salirle las cuentas después de la venta en almoneda de los bienes y servicios municipales. La culpa, de los predecesores. Ya lo dijo J.F. Kennedy: "Lo que más me sorprendió cuando subimos al poder fue descubrir que las cosas eran tan malas como habíamos estado diciendo que eran".


ACCESOS RÁPIDOS

Diseño y desarrollo Técnico por AINTE

Facebook Diario SolYoutubeTwitter Diario SolplaythenetBanner Guadalhorce